· 

La leyenda de Tajin y los 7 truenos

Una buena historia que contarle a los niños antes de dormir es la leyenda totonaca de Tajín y los 7 truenos

Foto Mochilazo Turismo 

El Tajín es una zona arqueológica de origen azteca, se encuentra en la ciudad de Papantla, Veracruz, México, se cree que esta ciudad fue la capital del imperio Totonaca, cuenta con varios campos de juego de pelota y basamentos piramidales, llegó a su apogeo entre los años 800 y 1150. 

Su nombre significa Ciudad del trueno en idioma totonaca, el sitio ya estaba totalmente despoblado cuando llegaron los conquistadores españoles en siglo XVI, por lo que no fue destruida y se mantuvo en secreto su existencia durante siglos. 

Te dejamos una de sus Leyendas totonaca, contada por Felipe Garrido, extraída de “Libros del Rincón”. 

 

Sin duda es el tipo de cuentos que debemos contarles a los niños, tal vez antes de dormir. 

FOto: Clásicos infantiles ilustrados, Editorial: Asuri, 

Una mañana de verano, hace mucho tiempo, llegó a las selvas del Totonacapan un muchacho llamado Tajín. Iba por el camino buscando bulla porque era un chamaco maldoso. No podía estar en paz con nadie. Si encontraba un hormiguero le saltaba encima; si veía una banda de monos los apedreaba; zarandeaba los árboles y les arrancaba ramas sin ninguna consideración.

Todos salían corriendo en cuanto lo veían venir.

—Ahí viene Tajín— decían las hormigas rojas y las hormigas negras en sus hileras apretadas, y se apresuraban a entrar a sus túneles con la acostumbrada disciplina.

—Ahí viene Tajín— decían los monos entre aullidos y gestos, y se daban prisa para encaramarse a las ramas más altas, a las rocas más escarpadas, donde no pudieran alcanzarlos las piedras del intruso.

—Ahí viene Tajín— decían los árboles temblando de miedo, pues ellos no podían huir.

Por eso el muchacho vivía solo. Porque nadie podía soportar su compañía.

 

 

Pero ese día Tajín andaba con suerte. Al dar la vuelta en un recodo del camino se encontró con un extraño hombrecito de barba cana y grandes bigotes y cejas tan pobladas que casi le cubrían los ojos.

—Buenos días, muchacho. Tú no eres de por aquí —le dijo el anciano con voz pausada.

—Vengo de atrás de la montaña —contestó Tajín—; me gustaría pasar un tiempo por aquí.

—Mis hermanos y yo andamos buscando alguien que nos ayude a sembrar y a cosechar, a barrer la casa y a traer agua del pozo, a poner los frijoles en la olla y a vigilar que el fuego no se apague. Ven con nosotros —le ofreció el hombrecito.

—¿Quiénes son tus hermanos?

—Somos los Siete Truenos. Nuestra tarea es subir a las nubes y provocar la lluvia. Nos ponemos...

—¿Suben a las nubes? —exclamó Tajín, que era bastante impertinente y solía interrumpir a las personas.

—¡Claro que subimos! —replicó el hombrecito un tanto molesto de que alguien pusiera en duda sus palabras—. Nos ponemos nuestras capas, nos calzamos nuestras botas, tomamos nuestras espadas y marchamos por los aires hasta las nubes más altas. Sobre ellas zapateamos bien y bonito hasta que desgranamos la lluvia. "¡Jajay, jajay, jajay!", gritamos entonces y sentimos que la felicidad nos desborda.

 

Tajín era un chamaco curioso y atrevido. Apenas escuchó aquello se imaginó por los aires, haciendo cabriolas entre las nubes. Así que le dijo al anciano que estaba bien, que iría a la casa de los Siete Truenos para sembrar y cosechar, para barrer la casa y traer agua del pozo, para poner los frijoles en la olla y estar atento a que el fuego no se apagase.

 

Diseño de la portada: Peggy Espinosa

Los Siete Truenos vivían en una casita de piedra, encima de una gran pirámide llena de nichos. Seis hombrecitos de barba cana y grandes bigotes y cejas tan pobladas que casi les cubrían los ojos se asomaron a recibirlos.

—¿Quién viene contigo, hermano? —preguntaron a coro.

—Un muchacho que encontré en la selva. Viene para ayudarnos a sembrar y cosechar, a barrer la casa y traer agua del pozo, a poner los frijoles y atender el fuego para que no nos falte.

—Y también para subir a las... —comenzó a decir Tajín, pero nadie le hizo caso. Los Truenos no estaban muy conformes.

—¿Un extraño en nuestra casa? ¡Ya no tendremos secretos! ¡Aprenderá nuestras mañas! Tiene cara de bribón —dijeron todos hablando al mismo tiempo.

Tajín sintió que la rabia lo colmaba y estaba a punto de arremeter a pedradas contra los siete ancianos, cuando su protector tomó la palabra:

—Calma, hermanos, por favor. Nosotros tenemos tareas importantes que atender. ¿No protestamos cada vez que nos toca quedarnos en casa mientras los demás van a bailar a las nubes? A ver, ¿quién se queda hoy a poner los frijoles?

—Yo me quedé ayer —dijo uno.

—Hace dos semanas que no me toca salir —mintió el Trueno Doble, que siempre hacía trampas para ir a bailar.

—Nadie taconea como yo —presumió el Trueno Viejo.

—Yo no sé preparar los frijoles. No es mi turno... Tengo esta mano lastimada... —argumentaron los demás.

 

—Pues yo tampoco me quedaré —concluyó el Trueno Mayor, que era quien había encontrado a Tajín—. Para eso traje a este muchacho. Nosotros le diremos cómo nos gusta que haga las cosas y pronto aprenderá.

 

Pedro Bayona

 

 

Después de mediodía unas nubes se asomaron a la orillita del horizonte, enormes y grises, por el lado del mar. Tajín ya había recibido instrucciones. Ya sabía tomar la escoba y llevar sobre los hombros el cántaro lleno de agua y consentir al fuego entre las tres piedras del fogón. Sobre todo, ya sabía cómo poner los frijoles en la olla para que, por la noche, al regresar de su baile, los Siete Truenos pudieran cenar.

Muy contentos estaban los ancianos. Entre bromas y risas abrieron su gran arcón de maderas perfumadas y sacaron sus trajes de faena. Se pusieron las capas, se calzaron las botas, se ciñeron las espadas.

Todavía pudo distinguirlos cuando corrían reuniendo las nubes como si éstas fueran los animales de un rebaño.

 

La lluvia comenzó a caer suave y tibia como una bendición. 

 

Durante algunos días Tajín fue un ayudante ejemplar. 

Y cada vez que tocaba esas botas le renacía el mismo pensamiento: "Tengo que subir, tengo que subir".

 

La soñada oportunidad llegó. Una mañana los Siete Truenos se pusieron sus blancos trajes de viaje y le dijeron a Tajín que debían ir a Papantla, a comprar puros en el mercado.

 

—No te preocupes, no tardaremos mucho —le dijo el Trueno Viejo, que se había encariñado un poco con el muchacho.

 

—Antes de que se acabe el día nos verás por aquí —dijo otro de los Truenos palmeándole la cabeza.

 

Apenas se quedó solo Tajín tiró la escoba en un rincón y comenzó a palmotear de contento. Corrió al gran arcón de los Truenos y se lanzó de cabeza a buscar unas botas que le quedaran. En cuanto se hubo vestido el muchacho corrió al pozo para verse reflejado en el agua.

 

Empezó a bailar Tajín. Pero sus pasos no eran acompasados y armoniosos como los de los Truenos; eran torpes y descompuestos. Alzaron un viento terrible. Entre relámpagos y truenos desgranaron contra la selva un chubasco violentísimo. No era la lluvia bendita de los Truenos, sino una tormenta devastadora. Había tantas nubes, y tan negras, que el día se había oscurecido. La lluvia desgajaba ramas de los árboles y hacía crecer los ríos. Tiritando y empapados, los animales buscaban guarecerse en las alturas.

 

Apenas iban llegando a Papantla los Truenos cuando un repentino vendaval les arrancó los sombreros.

Mojados de la cabeza a los pies regresaron a toda prisa a su casa. 

 

Era difícil subir con tanto viento, con tanta agua, con el estrépito de la tormenta. Empapados iban los Truenos, trabajosamente. Deslumbrados por los relámpagos. Quitándose el agua de la cara con las manos. Respirando apenas. Resbalando en las primeras nubes como si fueran piedras de río.

Por fin lograron pasar la barrera de las nubes. Más allá brillaba el sol y el cielo era tan azul como siempre. Allí estaba Tajín, brincoteando de un lado a otro. Primero sobre un pie, luego sobre el otro, después dando vueltas como un remolino, tirando tajos con la espada. Y cada uno de sus movimientos daba un nuevo impulso a la tormenta: resoplaba el viento o crecía la lluvia o caían más relámpagos y truenos.

 

En cuanto Tajín vio venir a los Truenos salió corriendo entre las nubes. Trepaba, se escondía, saltaba, se escabullía, burlaba a sus perseguidores. Los seis Truenos se afanaban por alcanzarlo; se separaban para cortarle las salidas; procuraban acorralarlo. Pero el chamaco los esquivaba, los dejaba atrás, salía disparado en otra dirección.

 

 

Foto Mochilazo Turismo 

Y con tanto movimiento, con tanto taconeo, con tanto agitar las espadas y las capas, la tormenta arrreciaba más y más.

Pasaron muchas horas antes de que los Seis Truenos lograran atrapar a Tajín. Cuando finalmente lo consiguieron, estaban sofocados y sudorosos. Bajaron con tiento, cuidando dónde ponían los pies. 

 

 

 Ataron fuertemente a Tajín y lo llevaron al mar para tirarlo al agua.

Bien dentro del mar lo tiraron. No querían los Truenos que Tajín pudiese regresar.

Y desde entonces allí vive Tajín. Ha crecido el muchacho; ha cobrado fuerzas. Y de vez en cuando recuerda sus aventuras aéreas. Abandona entonces las profundidades marinas. Surge entonces cabalgando el viento desatado y hace galopar las nubes enloquecidas y los cielos repentinamente sombríos se desbaratan en una lluvia incontenible, mientras los relámpagos y los truenos se suceden sin conceder respiro.

 

Los ríos se desbordan, los árboles se desploman, los caminos se desmoronan, las cosechas se pierden, sufren los pueblos. Deben entonces los Siete Truenos trepar de nuevo a las nubes de tormenta para capturar a Tajín —al Huracán, como también llaman al muchacho—, para lanzarlo una vez más al fondo del mar.

 

 

 

 

 

 

Aquí puedes disfrutar del libro completito, también te dejamos un video. 

 

 Libros del Rincón

 

Tajín y los Siete Truenos

Autor: Una leyenda totonaca contada por Felipe Garrido

 

 http://constitucion1857.com/repositorio/libros_rincon/libros/tajin/htm/tajin.htm 

 

 

Tuxpan Tajín

MX$690.00

  • disponible
  • En breve nos pondremos en contacto para el seguimiento

Escribir comentario

Comentarios: 8
  • #1

    angela pacheco (sábado, 30 noviembre 2019 15:19)

    esta muy chido ese libro me gusto mucho, pero no viene la bibliografia y es lo que yo necesito.
    Gracias. :)

  • #2

    angela cruz (sábado, 30 noviembre 2019 15:21)

    hola me encanto este libro lo volvería a leer. :)

  • #3

    carolina (lunes, 09 diciembre 2019 16:42)

    esta padre pero no sale lo que buscaba gracias

  • #4

    Princess (miércoles, 06 mayo 2020 14:22)

    Me gusto demasiado si pudiera compraba otro

  • #5

    Kala (sábado, 30 mayo 2020 12:32)

    Dhdj

  • #6

    Jfkt (lunes, 03 agosto 2020 09:36)

    N3ldhhe;dnlke

  • #7

    CACA (jueves, 17 septiembre 2020 11:12)

    LOVE

  • #8

    hola (jueves, 29 octubre 2020 20:41)

    busco el reporte de lectura pero esta muy bueno el cuento xD @f